miércoles, 6 de junio de 2007

Antepoema...

El final del día siempre fue uno de mis momentos favoritos, ver pasar al ángelus y llevarse el fuego del cielo, colorearlo de azul y después llenarlo de estrellas, hoy espero a que amanezca con la esperanza de verte en algún momento del día.

El corazón es un músculo que no usaba en todo su esplendor desde hace tanto, no sabia cuantas emociones de todo tipo guardaba en el, ni cuanta necesidad tenia de ellas.

Siempre supe como dibujarme una sonrisa cuando lo necesite, como todo ilusionista hacia magia con espejos.

El corazón no dolía cuando estaba hecho de sal, solo dolían los labios al sonreír aun que era mas fuerte el dolor cuando dejaba de hacerlo.

Ahora duele igual que el cuerpo cuando después de años de inactividad decide comenzar a llenarse de ejercicio.

Lo que hubieran dado tantas personas por lograr tenerme un minuto sin pensar como tu lo logras…

Me da miedo despertarte con mis ronquidos.

Aunque solo te guste en la taza blanca o en la taza negra, el té que bebemos esta lleno de colores aunque desde que tu llegaste prefiero beber tus labios en pequeños sorbos y tu mirada a grandes cucharadas.

Mi Padre me dice siempre que la realidad supera nuestras expectativas...
y yo acepto sus condiciones…

1 comentario:

Kiki dijo...

Gracias super novio xk x primera vez en mucho tiempo se k el te o inkluso las malteadas pueden hacerte sentir tan o mas viva k una simple taza de kafe, tkmss

Chance...

Las oportunidades son curiosas, a veces vienen disfrazadas de desastres, de mensajes, de risas, a veces llegan y golpean la puerta como ...