viernes, 8 de abril de 2011

viento...


Algunas veces me desvivo degustando los frutos de tu arbol de cerezos, caminando tu espalda con mis besos. Y haciendo de tus gemidos mi canción..

Atención...

Esa pequeña voz que no escuchas se llama instinto y te ahorraria muchos dolores de cabeza ponerle de vez en cuando atención.