jueves, 26 de marzo de 2009

SIn restricciones..

Y alguno días es como amanecer a un mundo completamente nuevo o mejor aun, amanecer al mundo...

miércoles, 25 de marzo de 2009

Dificil



Cuando me di cuenta, mi mejor amigo se había llevado tu recuerdo o bueno no precisamente eso , pensándolo claramente lo que más extraño es extrañar a alguien...ya no se trataba de extrañar té o el café, que usaba de excusa para platicar contigo... se trataba de extrañar.. .y nada más eso, de llenar mis horas con conversaciones ficticias cuando todo lo que estaba a mi alrededor me estresaba, cuando creía querer reducir las distancias.
Quizá lomas difícil no fue cerrar el círculo que estaba abierto en mi cabeza…lo más difícil fue dejar ir a la mujer que habitaba en ella.

Que crudo y doloroso es destruir tus mejores creaciones...
next...

jueves, 19 de marzo de 2009

Aunque no estas



Desperté y el silencio supo a ti
y al abrir la ventana supe más
supe que la mañana se podía recortar
para enviarla en un sobre a donde sueles despertar
qué maneras extrañas tengo para recordar.
Desperté y respirando comprendí
que detrás de un milagro vienes tú
hace tantos inviernos que no puedo rescatar
al adiós que en el tiempo nos partió por la mitad

tú del brazo el viento y yo mirándote volar.

Qué maravilla es poder sentirte aunque no estás
siempre supe que en el viento te podías quedar.
Las historias hermosas son así
nos prometen de lejos ser verdad
le pedimos al tiempo que les traiga por acá
y al final en un sueño suelen ser casualidad
a la vuelta del corazón volvemos a empezar.

Como nube la dicha nos llovió
sin saber hasta donde caminar
y a tu mundo pequeño le inventaba una canción
delicada y perfecta como alma de caracol
tú dormiste y la luz después del día nos cegó.

Alejandro Filio...

martes, 10 de marzo de 2009

de ti y de mi...


Últimamente pienso mucho en ti, y cuando digo en “ti”, no me refiero a una “ella”, un “tu”, o a un “el”, me refiero más bien a un “Yo”.
Un “yo” que muchas veces carece de los privilegios que les brindamos al “tu”, “el”, o “ella” y sus respectivos plurales, ese “yo” que últimamente se me escapa de las manos y se regodea y anima en situaciones pasadas, quizá eso lo alimenta en las horas de contemplación que le brinda a este monitor y a la pared blanca del la habitación que habito siete por siete.
Y cuanto pienso de ti, me llega a oleadas de escalofríos al ver lo mucho que te tengo abandonado y las tantas horas en que destilo la ausencia en soledad pura y ajena al mundo que te rodea.
Continuamente me encuentro identificándome con el personaje de aquella historia interminable que mientras más deseos cumple mas pierde su identidad y memoria de todo lo vivido. No es que se vuelva factual, es simplemente que en la vida real es muy común encontrar entes dispersos de traje y corbata caminando, tomados fuertemente de la mano de aquello que siempre soñaron o que nunca quisieron ser.
Y mientras pienso en mi, queriendo encontrarte a ti, para hacer un yo integro, ajeno a todo aquel que un día fui, no dejo de sentirme perdido por seguir buscando todos los que soy en las puertas equivocadas de los “tu”, los “ella”, los “él” y todos los plurales que quiero satisfacer antes que a “ti” y a mi...

Escalera...