miércoles, 29 de abril de 2015

Insurrecto

La herencia distimica familiar ha sido precursora de mis no sociales visitas y gastos a diferentes tipos de trabajadores de la salud mental, quizá esta misma  ha sido precursora de mis mejores cuentos e historias.
Quizá esto ha sido el mar que me ha llevado a abandonar la tradición judío cristiana familiar y arrimarme al puerto del Budismo y el Hinduismo.
Obviamente ambas decisiones ( la visita la terapeuta y el no seguimiento de la religión institucional familiar) han creado revuelo entre los individuos mas ortodoxos de mi familia, aquellos que dicen que la depresión no existe y que me va a castigar Dios por no creer en la doctrina familiar.  Por otro lado he recibido apoyo de los personajes mas inesperados.

Como sea, solo escribo esto para agradecer a Tara y a Shiva por aparecer en mi vida.

Escalera...