domingo, 31 de mayo de 2015

Quito

Desde hace dos semanas me encuentro en la maravillosa ciudad de Quito en Ecuador.
Extraño a mi esposa y perros.
Escucharla dormir a un lado mio, y a mis perros saltarme por que quieren que los saque a pasear.

viernes, 1 de mayo de 2015

Espejo

En el proceso Terapéutico que estoy llevando recientemente he tenido que confrontar las partes mas oscuras y añejas de mi vida personal y profesional.  Curiosamente estas no son los descalabros o fallas, algunas de esas partes son las mas brillantes y social mente aceptables en mi entorno.

En el proceso; la somatización ha degenerado en malestares estomacales, dolores de cabeza y algunos conflictos laterales.

En este momento mi objetivo es generar dinero sin trabajar, eso en el sentido mas estricto de la racionalización.  En el emocional mi pregunta es ¿ Qué me gustaría hacer y de como hacerlo?

¿Tu que haces ?

miércoles, 29 de abril de 2015

Insurrecto

La herencia distimica familiar ha sido precursora de mis no sociales visitas y gastos a diferentes tipos de trabajadores de la salud mental, quizá esta misma  ha sido precursora de mis mejores cuentos e historias.
Quizá esto ha sido el mar que me ha llevado a abandonar la tradición judío cristiana familiar y arrimarme al puerto del Budismo y el Hinduismo.
Obviamente ambas decisiones ( la visita la terapeuta y el no seguimiento de la religión institucional familiar) han creado revuelo entre los individuos mas ortodoxos de mi familia, aquellos que dicen que la depresión no existe y que me va a castigar Dios por no creer en la doctrina familiar.  Por otro lado he recibido apoyo de los personajes mas inesperados.

Como sea, solo escribo esto para agradecer a Tara y a Shiva por aparecer en mi vida.

miércoles, 18 de marzo de 2015

continuidad

Hace meses mi esposa me regalo una semilla de trébol, así que decidí sembrarla. De esta crecieron tres tréboles, que murieron cuando se me ocurrió regarles con agua de lluvia.
Pasaron tres semanas con la tierra vacía sin ningún otro trébol, por lo que mi esposa “sugirió” que estaba muerto.  Lo cierto es que a pesar de su insistencia me negué a deshacerme de la maceta sin tierra y puntualmente una vez a la semana la regaba.
Después de lo que parecieron casi 2 meses nacieron nuevos tréboles.
Es curioso que ella es incapaz de tener paciencia para todo lo demás, pero en mi caso siempre espera que la vida vuelva a brotar