lunes, 9 de abril de 2007

Té a la distancia



Al ver que el humo escapaba de la tetera me pregunte si debería de vaciar el agua sobre mi tasa y prepararla para beber té.

Y al hacerlo te recordé como a esas raras bebidas que se ocultan tras una sonrisa y una luna llena tan blanca como tu piel e incluso igual de lejana.

No pude evitar pensar que con poco dulce el té basta para calentar los labios y alejar de esta mesa a los fantasmas.

Pero lancé las hojas sobre el agua y desvíe la mirada inventando algún pretexto para evitar beber té, y esto nunca fue por falta de interés solamente fue por no poder tener té cerca en el momento propicio para beberlo contigo…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No Quieres Beber Te Mi Dulce Amigo, JAJA

Djibril dijo...

hay no mames tocallo, tas pero si como operado del cerebro...ya sal del closet neta, no te vamos a dejar de querer por eso.

alma dijo...

A las sonrisas se las bebe el corazón ;)

Chance...

Las oportunidades son curiosas, a veces vienen disfrazadas de desastres, de mensajes, de risas, a veces llegan y golpean la puerta como ...