miércoles, 29 de octubre de 2008

Rojo té




Y olvidada en la mesa humeaba la taza.
Humeaba la tasa olvidada y sobre la mesa,

Camino desnudo,
Ya libre de culpa e ideas, quise vaciar su mitad,
Aunque solo mi lado estuvo siempre lleno.



Y así fue que sucedío y el Té dejé

4 comentarios:

alma dijo...

Vaciar lo que nos lastra...

H. dijo...

dejar de lastrar lo que nos vacia...

Y dijo...

felicidades por el empleo y recuerda nuestra cita del 21 de noviembre eh!!!

H. dijo...

bueno esta gueno, te veo el 21

Cooper, Busca Casa

La encontré en la calle donde vivo, su pata lastimada me hizo romper la promesa que le hice a mi esposa de no “ayudar” a mas perritos, pero...