viernes, 1 de febrero de 2008

La Catrina y su cumpleaños.

Y asi el hueso rodaba cuesta abajo, entre las calles empedradas de la zona, mientras el viento giraba en formas poco comunes para los ojos humanos, pero no para las cuencas ciegas de la catrina...

No hay comentarios.:

te he dicho..

Que te amo...